Prepare for the worst, hope for the best?

Today I feel like writing in English. Most of the times I feel like writing in Spanish, but as I spend more time talking in French or in English, it just happens that my thoughts are also in that language, and so is my feeling to write in one language or another. And I am seeing right now the face of my dad saying: “but in which language you’ve wrote it? Because sometimes you write things in English or in French and we don’t understand it”. Yeah, I know. And I’m sorry dad, but that’s the way it is. I know you never asked for a tri-lingual (or multi-lingual, polyglot, or whatever the right word is) daughter. I know. Neither did I expect to become one of them. It just happened like that. And here we are now, me writing in English and you not understanding what I write.

So, I was today in my flight back from London (bye bye cold, snowy London, hello, sunny, mistrally Marseille), finishing the last book that one of my latest connections recommended me (The E-myth, Michael E. Gerber, great book, btw), and suddenly I thought on that sentence: “Prepare for the worst, hope for the best”. And then I suddenly realized what it’s been happening to me in the last few weeks. I have been only preparing for the worst. All-the-time. And that is exhausting. And so I kept thinking: shouldn’t I instead, prepare for the best? Because frankly, preparing for the worst is just extenuating. What if we don’t find a lawyer? What if the landlord does not like our application? What if we are not able to get the price we want? What if we don’t get enough students? What if we don’t get the change of use permission? What if the building falls down??? What??? Stop right there just a second. You just said what????

Ah, let me introduce you for a moment the five Elena’s inside my head. Yes, there are five of us. And it gets a little bit loud in here, I’m telling you.

So there is this one, I think she is my favourite. She is the dreamer. She is laidback, in jeans, sneakers, sweter, with a ponny tail and a big flowery handbag. I know you have met her, she likes to travel a lot, she loves Japan, she is addicted (well, almost) to sushi, she likes to dance, she laughs, she listens, she talks (yeah, she’s loud), she is carefree, and honestly, she is good company. She is also the one who thinks life is more beautiful with music, because with music there is dance, and everything is better with dance. And she is the one who wants to contribute to get the world a lot more beautiful by putting more pianist in it. Yes, she is the reason we are here in the first place… I like her a lot.

Then there is the go-get-it girl. She is the one that one day has the opportunity to go live in the US or in France and there she goes. She does not really speak the language, but what the heck, you just learn it, don’t you? Everybody does. So she spends the first few months smiling a lot, but it is not only because the dreamy, smiley Elena is there with her, it is just because she does not understand a simple word of what people around her are saying… but that’s ok, she’ll learn, it is just a matter of time. She does a lot more things like that. Suddenly (or not so suddenly, because there is always another Elena behind the scenes helping her) she decides that she wants to buy an apartment here or there, or buy a car by phone, or just start learning Japanese, or go to Africa and volunteer, or just travel alone. She is the one that one day decides to quit that well paid job for… well… she does not know yet what for, but hold on, there is something out there. Many people do that, don’t they? Why couldn’t she? You would say she is not scared of anything, but she is, she is scared to death. But she does not really care. Because she is the go-getter.

Then there is the accountant one. She is this one with the short hair, glasses, a calculator in hand, addicted to excel, she wears this schooly outfit, you know: white shirt, squared printed skirt, long shocks, and brown shoes… yeah, I know, not the greatest of the outfits, but that’s just who she is. She is also the one who likes to code. She is the scientist. And she can not avoid it, she wants the things to be exact. She wants numbers, she wants details, she wants how-tos, she wants precision, not just those imaginary figures that your business plan says (ah, business plans… no, she does not like business plans cause they are just that… plans, they are not an exact science).

Wait, we are approaching the dark side of the room. Get ready for it.

Now, there is this Elena. She is… the perfectionist? I don’t even know how to call her… well yes, you figured, she is not my favourite person in the world. She just wants everything to be done as things have to be done. Well done. And well done from the very beginning. Everything has a place and a time. There are things that are not negotiable, they are just the way they are. And there are standards. For everything. And standards are to be followed. And there are procedures. And procedures are to be followed. I am not sure at which point in time she was born, or if she was there all along. She can be really helpful sometimes, as sometimes it is really good to have things done in the right order at the right time but… when the time calls for flexibility, she should not be there… and she is. I think she’s been there the last few weeks, and that’s kind of an issue. Because, as much as she wants to help, she just keeps bringing to the upfront our last Elena…

… the child Elena. Here is were you get full diclosed access to my insights… well, not completetly, anyway, there might be other Elenas out there, but if I show everything like that where is the fun, right?

So the child Elena is the one who thinks: “wait, what are you doing? Are you crazy? Who do you think you are? And you think you’re special? Cause you are not. And yes, you might want to do those many things but… yes, it is about time that you realize. It was all luck, and here it is when that luck ends. It is not going to work. You are not that smart, you are not that good, and it is just simply not going to work”.

I know, right? Yes, I stopped writing about that little one, cause suddenly everything became dark and impossible. I think they call it also the “impostor”. Poteito, potato.

So, back to my flight (and to sunny Marseille), I thought that the last three Elenas (the accountant, the perfectionist and the child-impostor) have taken over the power these last few weeks, and they are not letting space to the dreamy and the go-getter. Because they are only preparing for the worst, and while preparing for the worst there is no place to hope for the best. Because the worst always absorbs everything. So I thought I better prepare for the best and let the worst, if it happens, show up in time. I’ll deal with that later, in due time.

And so, I’ve decided I’ll change my what-ifs now (or at least I’ll work on it). And so, my what-ifs will become something more similar to:

– What if everythig goes well?

– What if the lawyer and the surveyor get us a good deal?

– What if the current tenants leave on time and we can make it to the openning in September?

– What if by the openning we have a lot more students?

– What if we find the perfect teachers?

– What if the place becomes what we want it to become?

– What if we fill the world with pianist?

………………………………………………….

– What if everything works out just fine?

Anuncios
Prepare for the worst, hope for the best?

La rueda está en marcha

Escribo como lo he hecho otras veces, porque necesito vaciar. Necesito hacer hueco en mi cabeza para todo lo nuevo que tiene que entrar. A veces escribo para mi, en una de las tres o cuatro libretas que tengo por ahí. Una de ellas, la que me regaló Teresa, es azul y en la portada dice “No esperes a que pase la tormenta, baila bajo la lluvia”. Y lleva hasta un boli a juego y todo. Me encanta.

El caso, es que de vez en cuando escribo. Es una buena herramienta para despejar la mente. Parece mentira, pero solo el hecho de escribir la vacía. Ni siquiera hablar de las cosas con otra gente la vacía igual. Es otra forma de vaciado. Y ahora me hace falta vaciarla. No es necesariamente vaciarla de cosas malas, también puede ser de cosas buenas, como en este caso. En esta situación siempre me viene a la cabeza una palabra en inglés, y todavía no he encontrado una en español o en francés que describa tan bien la situación como esta. Overwhelming, que según mi amigo wordreference quiere decir cosas como: arrollador, apabullante, aplastante, avasallante, enorme, abrumador, incontenible. Todas esas cosas a la vez es overwhelming y es la palabra que mejor describe determinadas situaciones como esta.

Estoy en Londres desde hace casi tres semanas que parecen casi tres meses. En el apartamento de Marta, en lugar de dos, parece que hubiera 20 personas, porque el sitio es chico y nosotras grandes. Y además están los alumnos. Porque Marta da clases en su casa. Cuando ella da clases yo me meto en mi “zulo” que no es otra que la habitación, donde ya me he encargado yo de comprarme una silla y un reposapies para poder trabajar agusto en la mesa que ella tenía. Que el que sea un zulo no quiere decir que no pueda ser cómodo, oye. Y ahí me encierro yo mientras ella da clases todas las tardes.

Pero no es solo eso. También es todo lo demás. La sobredosis de información, de cosas que hacer y que descubrir a cada paso. Que si encuentras un local, para firmar un “simple” contrato de alquiler necesitas mas gente que en la guerra. Que si el abogado, que si el surveyor, que si el agente, que si el expert planning, que si el arquitecto… En fin, que cualquiera que haya hecho esto estará pensando, “pues claro, esto es asi,  ¿qué creias? Bienvenida al mundo real”. Pero es que es la primera vez. Y en un país extranjero, y en un idioma extranjero. Y eso que me manejo, pero que por teléfono estos ingleses tienen un acentazo britanico que te pasas. Y luego claro, que es que yo soy española, vivo en Francia y he abierto un negocio en Inglaterra. A algunos les salen chispas por las orejas cuando se lo cuento. La del banco aún esta intentando asimilar como es posible que viviendo en Francia vaya a dar clases de piano en Londres. Yo ya le he explicado que la de las clases de piano es mi hermana, que yo estoy aquí pa las cuentas y esas cosas, pero no sé si lo ha acabado de entender muy bien.

En fin, el caso es que en estas tres semanas que parecen tres meses, hemos pasado por todo tipo de estados emocionales, desde el “ay madre mia, que lo hemos encontrado, lo veo, lo veo, lo veo!!!” al “pues nada, a tomar por culo, lo dejamos, esto no hay Dios que lo solucione, jamás en la vida vamos a llegar a Septiembre, que paren el mundo y nos bajamos aquí”, todo esto varias veces en un periodo de 24 horas y pasando por supuesto por todos los estados de ánimo intermedios. Eso cansa. Agota. Mucho.

La semana que viene me vuelvo a Francia y despues me voy para España. Y entre medias la rubia sacandome ferias de marketing y de no se cuantas otras cosas. Pero entonces las dos nos miramos y nos damos cuenta. Me tengo que ir. Por mi bien, por su bien y por el del negocio. Cambiar de aires, seguir trabajando a distancia y volver con las pilas recargadas. Porque si no esto no va a haber quien lo soporte, no va a haber quien nos soporte, y si no lo soportamos nosotras, a ver quien lo va a soportar.

La buena noticia es, que despues de los momentos oscuros y de gran soledad a dos, de pronto al final del tunel hay un atisbo de luz. La insonorizacion no es tan cara como pensabamos, hay otras opciones, y la reforma tampoco, y hay locales más baratos, no muchos, y hay que mirar con lupa, pero están ahí. Y el cambio de licencia se puede hacer en paralelo de la negociación del alquiler y… oye, que igual hasta llegamos a Septiembre! Y cuando lleguemos, ese día en que tengamos los primeros alumnos y los primeros pianos, el día en que tengamos nuestro primer curso de preschool con sus mamás/papás, ese día todo habrá merecido la pena. Que no es que en ese momento todo este ya hecho, nada más lejos que La Coruña, pero en ese momento, al menos los primeros railes estarán puestos.

Ea, ¿pues no estoy casi llorando? Si es que además claro, una que es hipersensible, pues todo le afecta mucho, y me emociono, y cada dos por tres tengo el nudo en la garganta y/o en el estomago, y puede ser un nudo de “ay dios mio ay dios mio que lo veo” o de “ay dios mio ay dios mio, no vamos a llegar nunca”. Y vuelta a empezar, otras tres mil veces. Y creo que esto ya lo he dicho mas arriba, ¿veis lo que quiero decir? Si es que esto es un bucle infinito. Es como una montaña rusa que no se acaba nunca. Y por lo que me han contado los que han pasado por ahí, no parece que se vaya a acabar, pero que queréis que os diga. Estoy en Londres, más concretamente en un Costa Café en Golders Green. Por una vez y sin que sirva de precedente, hay un rayito de sol que veo cuando miro por la ventana. Y son las 11 de la mañana y estoy escribiendo esto. Y mola. Mola mucho.

La rueda está en marcha

9 semaines au Wagon

Voilà que je me lance en français, donc il y aura surement des fautes, mais bon… j’ai une bonne excuse et je vais m’en servir: je suis espagnole ☺️ (« l’espagnole en toute sa splendeur à la voix portante », comme il dirait Thomas).

Petite introduction avant continuer, ce « blog » qui a son « peak » de visites à la hauteur de 69 (par mois… y compris ma mère qui le lis plusieurs fois… merci maman), a été née en mois de février de cette année avec une seule et unique intention, faire « un brain dump ». Maintenant, mes chers collègues de promo, vous savez qu’est-ce que c’est un dump, non ? Voilà, j’avais tellement de choses en tête que j’avais besoin de m’exprimer. Malheureusement pour vous, je m’exprime beaucoup mieux en espagnol… mais j’ai une excuse 😉

Néanmoins, aujourd’hui j’avais envie de m’adresser à vous tous, mes collègues de promo, les profs et TAs (y compris Donia) et le staff du Wagon. J’aurais voulu vous dire tout ça de vive voix, mais comme elle dit Sol Aguirre, une écrivaine espagnole, « Escribo porque me da vergüenza exponerme, pero me niego a vivir bajo la cáscara.”, c’est qui en traduction plus ou moins précise, « made by Elena » veut dire : “J’écris parce que j’ai honte de m’exposer, mais je refuse de vivre sous la peau.”.

Je me demandais comment j’allais faire pour écrire tout ce que je voulais vous dire, sans faire un truc trop « cheesy » (comment dit-on « cheesy » en français 🤔??). Mais bon, soyons fous, soyons « cheesy » !

Je pourrais commencer par dire que Le Wagon m’a changé la vie, mais c’est encore un peu tôt pour dire ça… je préfère dire que ma vie est en train de changer et Le Wagon fait partie de cet énorme changement en herbe.

Vous ne le savez peut-être pas mes chers collègues du #89, mais cette Elena que vous avez rencontrée, celle qui rentrait tous les jours aux cours en criant (à la façon bruyante espagnole) VAMOS, VAMOS, VAMOS !!!!, cette Elena qui rigole tout le temps et qui a envie de danser et de taquiner, cette Elena était dernièrement perdue, et ça faisait très longtemps qu’elle me manquait… et pourtant elle est revenue… pour rester. Et ça, c’est grâce vous.

Vous ne le savez peut-être pas, mais je ne suis pas d’habitude des premiers à arriver… et pourtant j’étais un de trois ou quatre premiers tous les matins. Et ça, c’est grâce à vous.

Vous ne le savez peut-être pas, mais ça faisait très, très, très longtemps que je ne m’éclatais pas autant « au boulot ». Et ça, c’est grâce à vous.

Vous ne le savez peut-être pas, mais ça faisait aussi très longtemps que les dimanches étaient angoissants, et pendant les 9 dernières semaines j’étais contente qu’il soit dimanche… car le lendemain était lundi. Et ça, c’est grâce à vous.

Vous ne le savez peut-être pas, mais je ne fais pas des « croquetas » à n’importe qui. Si je fais « croquetas », c’est qu’il se passe quelque chose… Et ça… oui, vous l’avez compris.

Le jour du Demo Day (grande soirée, au passage…), j’ai posé la même question à tous et chaque un des profs : « T’es fier de nous ? ». Et vous tous, vous avez répondu (sans aucune pression de ma part et en total, liberté, n’est-ce pas ? 😆 ) que vous l’étiez. C’est peut-être vrai, mais j’ai envie de dire que c’est de vous que vous pouvez être fiers. Il n’y a pas de bons élèves s’il n’y a pas de super profs derrière.

Vous nous avez appris énormément de choses, mais ça, ce n’est pas fait qu’avec votre vaste savoir-faire, mais aussi avec votre patience et votre passion que vous avez réussi à nous transmettre tous les jours.

Je ne sais pas trop comment finir, ou même si j’ai envie de le faire. Mais avant partir avec mes larmes (vous ne le savez peut-être pas, mais je pleure aussi facilement que je rie…), derniers mots pour Louis, grâce à qui on s’est retrouvé. Merci à Math, grâce à qui on a pu concrétiser notre envie de nous « recoder ». Merci à Kilian, grâce à qui on a était toujours informés et portés par la main. Merci à Morgan grâce à qui on a toujours eu du café (en grande quantité!), et tout ce qu’il nous fallait, même quand on a laissé des traces de tous genres dans la cuisine, dans la salle de cours, dans… merci.

Comme il arrive normalement dans ce type de situations, la plupart d’entre nous on ne se reverra peut-être plus, encore se fait-il que la vie garde parfois des belles surprises et comme j’aime bien dire « the world is not that big anyway ». Qui sait, on pourrait encore se croiser à l’autre bout du monde, ou à l’autre bout de Marseille, et ça sera avec grand plaisir.

Derniers mots pour finir, bien sur en espagnol, car il est déjà temps que vous appreniez 😉: Feliz Navidad y Feliz Año Nuevo !

Kitt 😘

9 semaines au Wagon

Balance… o algo

Esta es la época del año en que todo el mundo hace balance de su año… bueno, unos días más adelante, diría yo. Yo suelo hacer dos, así, como informales, en mi cabeza esta que està organizada como un calendario (si, mi cabeza esta organizada como un calendario, qué le vamos a hacer, cada uno tiene sus taras). El caso es que hago balance allá por agosto y allá por diciembre, aunque no siempre. Que lo de hacer balance también cansa.

Echando así un poco la vista atrás… buf, este año sí que habría que ir contando. No se me ocurre ni por dónde empezar, aunque tomar mes por mes iría bien:

  • Enero: no he vendido ningún viaje a Japón, qué penica, va a haber que abandonar la idea, aunque solo sea por el momento. He decidido que voy a ahorrar y en 2018 me tomo un año sabático. Y así decido que hacer con mi vida. Lo veo.
  • Febrero: ¡madre mía, que igual resulta que me puedo ir de la empresa con el plan de salida voluntaria! ¡Qué nervios! Me da por escribir este blog, o como quiera llamarlo. Me viene bien vaciar la cabeza, que tengo tantas cosas en ella ahora mismo que a veces creo que me va a explotar.
  • Marzo: veamos. Nos vamos a Londres a ver a Martita; cumpleaños de bebe gordito, como siempre, aunque ahora ya no es ni un bebé, ni gordito, y ha cumplido 6 añazos ya. Fiestón en Los Duendecillos por todo lo alto, hasta con caras pintadas y bolas y eso. A lo loco. Empiezo a hablar con Mathieu para hacer la formación Le Wagon. Y también empiezo “Fais le bilan calmement”. ¡Qué de cosas, madre!
  • Abril: pa Japón otra vez. La quinta. Esta vez con la Pili, y con Chiqui, y con David y con los maños, y los de Albacete, y los de Valencia, y los del grupo de japonés. ¡Y vi monetes bañándose, y ¡OMG!!! ¡Por fin, después de 5 viajes, vi a Fujisan en todo su esplendor! ¡Es taaaan bonito! Y comí sushi, claro. Todo el que pude. ¡Y qué panzada a hacer fotos, qué gustito!
  • Mayo: parece que sí, que me puedo ir de la empresa. ¡OMG otra vez! ¡Y en Julio!!! ¡Si no queda nada para Julio!! ¡OMG!!! Tengo que preparar el business plan del proyecto que me va a abrir la puerta al “out-of-Airbus-world“. ¡Que stress de vida por dios!!!
  • Junio: el día 2 unos señores que no me conocen de nada deciden si me dejan irme de la empresa. Justo el mismo día voy al Demo-day de Le Wagon y conozco a gente que será parte de mi día a día en unos meses. ¡Como mola! ¡Como me va a gustar!!! Una semana más tarde me comunican que me puedo ir de la empresa. Nos ponemos de acuerdo con mi jefe. Me voy en septiembre. ¡O-M-G!! Again.
  • Julio: ¡Qué stress, dios mío, qué stress!!! ¡No me queda nada!!! ¿Lo he dicho ya? ¡QUE STRESSS!!!
  • Agosto: LIBEREEEEE, DELIVREEE, JE NE MENTIRE PLUS JAMAIIIIIIISSSS o lo que es lo mismo LIBRE SOOOOYYY, LIBRE SOOOYYYYY, NO PUEDO OCULTARLO MAAAASSS. Y fiesta de despedida sorpresa en la oficina, donde terminé bailando sevillanas y todo. En la oficina. En Francia. Asin somos las de Valdepeñas, que nos tocan las palmas y oye, ¡lo que haga falta! Bueno, eso y que cambié las sevillanas por un discurso, que a mí eso se me da mal y lloro y eso, y queda feísmo hacer un discurso con el moco caído y los ojos como tomates.
  • Septiembre: VACACIONESSSS. Si, otra vez. Y que, a lo tonto, a lo tonto, que estoy en el paro, oye. Y FERIIIIAAAA. Si, si, y en el paro. Pero uf, ¡qué peso más tonto me he quitado de encima!
  • Octubre: vamos pa Londres, que como vamos a ser Business Owners y eso, hay que hablar con gente y tal y cual. Qué carisisimo es Londres, madre mía, esto nos va a costar una passssta. Y a lo tonto, a lo tonto, en el paro. Ah, y empezamos la formación en Le Wagon. Maaaaadre mia, ¡como estoy disfrutando! ¡A programarrrr!!
  • Noviembre: colegiala, colegiala, colegiala linda colegiala (así es como Jesús me responde al teléfono desde octubre. Todas y cada una de las veces). Mi vida se resume a: me levanto a las 6, cojo el autobús a Marsella, cole, muuuchas horas de programación, bus de vuelta. Cenar, dormir y hasta mañana. Menos los findes, que el sábado cuando despierto del coma onirico, toca compra y el domingo cocina para hacerme comida para el cole (colegiala, colegialaaa…), que por supuesto me llevo en el bento más super molón del mundo mundial que me regalaron para mi cumpleaños. Los viernes en el cole (…colegiala…) es SushiFriday. Que lo he instaurado yo, que para eso soy adicta al sushi (…linda colegialaaa) y los viernes se come sushi. ¡Dios! ¡Dios! ¡Dios! ¡Que se me había olvidado, con tantas cosas! Si es que está siendo un año muy intenso. ¡Que tengo un Olaf que se iluminaaaa!!! OMG! ¡Si es uno de los regalos que más ilusión me ha hecho!! Mi sobrino aun esta alucinando y ya está un poco harto de que le diga que tengo un Olaf, pero es que TENGO UN OLAAAAFFFF. Y es ¡taaaan monoooooo!!! ¡Héctor, que tengo un Olaf!!!
  • Diciembre: pues hasta el momento, mi vida se ha resumido en lo mismo de los últimos dos meses, solo que este viernes el curso se acaba (snif) y estamos currando aún más (y en el paro). Este viernes es el Demo day. Si alguien tiene ganas, estaremos en FB live, parece (Mi cole en FB)/(Evento Demo Day). Me pondré mona y eso para salir en la tele, o en el internet ese. Y despues, pues vacaciones otra vez (y en el paro).

Pues eso, que yo diría, así a bote pronto, que el balance malo, lo que se dice malo, no es. Yo diría que hasta muy bueno. Y aún no ha terminado el año Que aún puede venir Papa Noel y traerme un regalazo, ¿no? ¡Madre mía! ¡Madre mía!¡Madre mía!

¡Ah! ¡Y Feliz Navidad y fun, fun, fun y todo eso!

Llega la Navidad, con sabor de mazapán, de turrón de mieles y de paaaaaaaaazzzzzzzz.

Me voy a acostar ya si eso, que mañana me toca programar más cosas de programadores.

Y no tengo nada más que decir.

Balance… o algo

Dos meses

Dentro de tres días hará dos meses justos de mi último día de trabajo de “asalariada”. Suena hasta mal la palabra, no el concepto, que lo de que te paguen hagas lo que hagas está bien, pero que la palabra no me suena bien. Que nadie se ofenda, que lo de “que te paguen hagas lo que hagas” lo digo por mí, que últimamente curraba más bien poco (a mi parecer) y el sueldo me caía todos los meses igualmente, lo cual me parecía bastante incoherente. Por eso me fui, claro. Por eso, y porque en algún momento pensé que ya era hora de cambiar de aires.

Pues eso, que yo venía a contar lo contenta que estoy. Que claro, estoy en la fase de luna de miel, lo cual debe explicar esta sonrisa estúpida que tengo todos los días… y no estoy ni enamorada, o igual si, enamorada de mi nueva vida que no es poco. Sigue habiendo incertidumbre, pero como todo, la incertidumbre se va borrando a medida que vas avanzando.

Este lunes volví “al cole”. He empezado mi formación de web developper y en los tres primeros días ya he tenido algún posible indicio de futuro. Lo típico, alumna conoce a profesor, profesor: hay que ver que bien programas, alumna: claro, es que yo tengo alma de programadora, profesor: oye, pues aquí buscan profesores… ese tipo de cosas… a ver dónde lleva.

Pero tampoco venía a contar eso, yo venía a contar TODO. ¡Si es que hay un mundo de posibilidades ahí fuera, madre!!! En “el cole” este supermoderno al que voy, hay de todo. Somos 14 alumnos, 4 chicas (lo cual es bastante inusual en este medio) y 10 chicos. De todas las edades, desde veinti-pocos hasta cincuenta-y-pocos. De todos sitios y de todos tipos. El otro día Víctor, me contaba como se había ido con sus amigos a hacer un rallye en no sé qué coche que no recuerdo, de Francia a África (y no era el Paris-Dakar). Y que el año que viene se va otra vez con sus amigos hasta Irak (si la cosa no está muy chunga, claro). Chloé, que el otro día la pobre estaba agobiada, pero que ha venido porque hace crossfit y quiere hacer una aplicación especial para seguir los avances. Cécile, que está de sabático para crear también su empresa. Nicolas, que se define como curioso por naturaleza y que está aquí… pues por aprender… y si eso ya luego pues se hace su proyecto. Antoine, que ha venido porque en su empresa necesitan hacer desarrollos web. Es listo, y aprovecha bien el tiempo. Y uno de mis favoritos, Mathis, super jovencito, que dice que está enamorándose de la informática. Y solo llevamos una semana.

Semana muy intensa, eso sí, que como es en Marsella, otra vez que estoy levantándome a las 6 de la mañana para coger el bus y estar a tiempo. Quien lo iba a decir, pero soy todos los días de los primeros en llegar. Cuando llego generalmente solo esta Morgan, que se encarga del marketing y de que la cocina esta ordenada entre otras cosas (porque tenemos una cocina super molona) y alguna que otra persona, pero vamos que soy de los tres o cuatro primeros siempre. Ver para creer.

Los tres primeros días tarde muchísimo en dormirme, a pesar del cansancio. Claro, si es que tengo la cabeza a mil por hora… no para la lavadora. Si escucháis un poquito podéis oír el ruido, estoy segura.

Nos quedan aún 8 semanas, y viendo el programa, creo que cada semana que pase voy a disfrutar más. Por primera vez en mucho, mucho tiempo, estoy contenta de que sea domingo, ¡porque mañana será lunes!

Dos meses

Nacer en Agosto

Ayer fui a casa de los maridos a regarles las plantas. Y estaba yo ahí en su terraza, frente a Marsella y a la inmensidad del mar y me puse a pensar. Si, si, me puse a pensar voluntariamente, como lo cuento.

Y me puse a pensar primero en que hoy es mi cumpleaños y que voy a estar sola celebrándolo. Estaré sola hoy, pero no lo estaré mañana ni lo estaba ayer. Y es casi por decisión propia, porque Sylvie me dice que me vaya a cenar con ella, pero me da pereza irme a Marsella hoy. Y hoy he decidido que el día es para mi y solo para mi.

El caso es que estaba pensando en que habiendo nacido en Agosto, esto es normal. De pequeña, todo el mundo llevaba caramelos al colegio. Yo no, porque en Agosto no había colegio. Tampoco había amigos con quienes celebrar el cumpleaños porque todos estaban de vacaciones. Lo celebraba con mi familia, porque casi siempre nos pillaba en Algeciras de vacaciones.

He tenido todo tipo de cumpleaños. El año pasado, por ejemplo, estaba en Filipinas, a orillas del mar en un bungalow super chulo. El año anterior lo celebré con la familia (17 éramos) en una casa rural cerca de Madrid. Hubo aquel cumpleaños en que estaba en Vietnam con mi hermana… y al llegar a España me estaba esperando una fiesta sorpresa (cortesía de los maridos) con una veintena de amigos. Y aquel año en que tuve una mini-fiesta-sorpresa de 10 minutos con su tarta y sus velas y todo, antes de coger el tren de vuelta en Almería. Y aquella vez en que mis amigos me sorprendieron en un restaurante en Madrid, con su tarta y sus 40 velas (un detallazo no poner los números). Y esos cumpleaños en que los 7 de la familia hemos ido a celebrarlo a algún restaurante de capricho. Creo que alguno lo he pasado volando también, lo cual no es raro, dado mi “culo-inquietismo”.

En cualquier caso, mis cumpleaños son cualquier cosa menos “normales”. Whatever that means.

Ayer, estaba yo pensando en la suerte que tengo. Si todo va bien, y los genes familiares actúan como hasta ahora, estoy más o menos en la mitad de la vida. 45, como lo oyes. Con lo pequeña que era cuando nací, como diría mi madre.  Y no es que esté muy bien para mi edad, no, es que estoy estupenda y punto, qué coño! (qué fina, que diría mi padre). Carla todavía está esperando que le diga que Serum uso… pues ninguno, la genética que a veces es hasta buena.

Total, que se me vuelve a ir la pinza. Que estaba yo pensando en la suerte que tengo. Porque tengo mucha suerte. Por muchas cosas. Por mi familia y que todos están bien (con sus cosas, pero bien). Por mis amigos, los que están cerca y los que se distanciaron por el camino, y porque todos están bien (con sus cosas también, pero bien). Por la vida que he tenido hasta ahora. Porque tengo la capacidad de decidir y de cambiar lo que no me gusta. Por los sitios que he visto, las cosas que he vivido, los ratos que he pasado. Por la gente que he conocido y la que me queda por conocer. Porque puedo escribir esto. Porque hasta habrá quien lo lea.

Esto es muy de crisis de los 40, lo sé. Pero es que estoy justo en ese momento, no de crisis, pero de cambio. En una semana doy un salto hacia una nueva vida y no se si es crisis de los 40, o de culo inquieto. Da igual. Lo importante es que estoy aquí (y, desafortunadamente, no todo el mundo puede decir lo mismo).

Ay, si es que, como diría Jesús: “Soy más blanda que Winnie de Pooh embadurnado en mermelada”. Podremos cambiar otras cosas, pero eso, a estas alturas, no tiene pinta de cambiar. Manu dice que así no voy a sobrevivir en este mundo… de momento ya van 45 y aquí sigo!

Nacer en Agosto

Albacete Acoge

Estaba leyendo “The 4 hours work week” y Tim Ferris habla de su visión particular del servicio a los otros, etc. Ya di mi opinión respecto a hacer un voluntariado de tres semanas en África aquí, y ahora me he acordado de Albacete Acoge. Albacete Acoge formaba parte de la red Acoge que es una ONG que ayuda a los inmigrantes a integrarse. Ayuda legal, vivienda, formación, empleo e inserción social.

Un día, allá por 2009, me llama Mario y me dice que porqué no montamos una ONG. Estaba yo en el balcón de mi piso de tres dormitorios (a ver para qué tantos) en la calle San Ildefonso. La idea es buena, pero en vez de empezar la casa por el tejado, igual lo que podemos hacer es buscar alguna existente y ayudar. Y así encontramos Acoge.

Allá que nos presentamos los dos diciendo que queríamos ayudar. ¿Y que sabéis hacer? Hombre, saber hacer poco, pero intención mucha. Habíamos pensado en dar clases de español. Ah, pues si, tenemos a gente que no hablan nada, o muy poco y nos puede venir bien. Y ahí que nos lanzamos. Clases de español para inmigrantes. Como si supiéramos lo que hacíamos.

Había gente de todos sitios, la mayor parte de África: Costa de Marfil, Marruecos… Pocas mujeres, algunas más risueñas que otras. Algunas con su velo cubriendo el pelo, otras con sus ropas africanas coloridas. Todos super agradecidos. Algunos hasta nos hacían regalos. Había entre ellos vendedores ambulantes. Cada vez que veíamos a un vendedor ambulante por la calle, mirábamos a ver si era uno de nuestros chicos. Recuerdo a un licenciado en historia, bastante culto, que ahora se dedicaba a hacer los trabajos que le iban saliendo en el campo.

Cada vez teníamos más alumnos. Se iba corriendo la voz y lo pasábamos bien en las clases.  Mario y yo teníamos nuestra rutina. Preparábamos las clases: hoy toca caligrafía, hoy dictados, mañana verbos. Dos veces por semana. A la vuelta de las clases un día de verano descubrimos los granizados de mojito en una heladería del Altozano. El mejor granizado del mundo mientras no se demuestre lo contrario. Todos los días a la vuelta de clase pasábamos por ahí de camino a casa con nuestra sonrisa estúpida de oreja a oreja, y tomábamos uno mientras comentábamos la clase. Lo que nos había gustado, como iban aprendiendo poco a poco y como se lanzaban a hablar y a escribir en español. Lo orgullosos que estábamos de ellos.

Un día se nos ocurrió la idea de pedirles que nos hablaran un poco más de ellos, que nos contaran de dónde venían, cuál era la historia de su vida.

Y lo hicieron. Nos contaron sus historias.

No recuerdo todos sus nombres (hace ya mucho tiempo), pero si sus caras y los momentos. Recuerdo especialmente a una chica marroquí que nos contaba que se tuvo que venir nada más dar a luz dejando a su criatura en marruecos y que hacía no sé cuantos meses que no la veía. Nada más dar a luz. Dejó a su hija y no la había vuelto a ver. Se echó a llorar en medio de la clase, claro. También me acuerdo de otro de ellos que nos contó cómo había venido en patera a España. Cómo toda su familia había estado años ahorrado los 1000€ que le costaba venirse en una barca neumatica. Cómo el GPS que llevaban en la barca se estropeo y empezaron a ir a la deriva, pero gracias a que él era un hombre de mar consiguieron llegar a puerto. Por el camino, se les murieron algunos, nos contaba, y tuvieron que tirarlos por la borda… porque eran lastre. Y lo contaba con una sonrisa. Debe haber un momento en el que tu cerebro asimila la tragedia como una parte normal de tu vida y eres capaz incluso de sonreír a pesar de todo. Nosotros no pudimos. Nuestros tiernos e inexpertos cerebros y corazoncitos no fueron capaces de asimilar todo lo que acaban de vivir en tercera persona.

Ese día, al salir de clase, ni Mario ni yo articulamos palabra. Desde la calle Baños hasta el Altozano. Andábamos como siempre, el uno junto a la otra, solo que un poco más cabizbajos y esta vez en completo silencio. Sin sonrisa de oreja a oreja. Nada que ver con los otros días. Granizado de mojito, como es tradición, pero lo unico que los dos pudimos decir fue un “hasta mañana” en la esquina de su casa.

Y nunca más volvimos a preguntarles por sus historias ni por su vida antes de llegar a España.

Lo último que se de Albacete Acoge es que tuvieron que cerrar en el 2011 por falta de subvención. No sé que habrá sido de ellos desde entonces.

Albacete Acoge