Abril, 2007

Me acuerdo del día que le conocí. No me acuerdo de la fecha exacta, pero si me acuerdo de que habíamos quedado en el Barnes & Noble de Amsterdam Ave. Cerca de su casa, por lo visto. Él quería aprender español, yo quería mejorar mi inglés. Su mejor amiga era española y viajaban mucho juntos, pero aún no había aprendido español. Por supuesto conmigo tampoco lo aprendió… pero yo mejoré mucho mi inglés.

Íbamos a la casa de España a comer paella, o a tomar un té Chai en su casa de Amsterdam Ave, con su cardamomo y sus cosas indias. O salíamos con el japonés, la chilena y la polaca. O viajábamos. Alaska. Miami.

Al principio de conocernos, como una es curiosa por naturaleza, yo le hacía muchas preguntas. Siempre me había intrigado la cultura India aunque aquel viaje de trabajo en 2005 fue un verdadero choque para mí. Tres semanas me pasé jodida después. Demasiada miseria, demasiada desigualdad. En fin.

Había venido a NY porque no quería que le casaran, que eligieran una mujer para él. Pero no quería llegar a los 40 solo. Su madre no tenía mucho problema con que se casara con quien él quisiera, pero su padre, más religioso y tradicional, prefería que fuera una Gujarati como él.

Decía que en la India, primero te casas y luego te enamoras, que así es como funciona. También decía que le gustaban los tenedores porque con ellos puedes comer lo que quieras. Yo no estaba muy de acuerdo, porque no veía muy bien como podías comerte una sopa con un tenedor.

Un domingo, estábamos tomando el brunch cerca de mi casa. Estábamos hablando y yo me perdí un trozo de la frase que él estaba diciendo. Habría visto una flor bonita o pasaría una mosca, vete tú a saber. Espera, espera, me está diciendo que porque no nos tomamos un año sabático y nos vamos a dar la vuelta al mundo?? Que tiene muchos amigos por el mundo, que los billetes de vuelta al mundo no son tan caros. Que por diez mil dólares cada uno podemos hacerlo. Mmmm, está loco. Suena bien. Pero y a la vuelta qué? Como vuelves al trabajo después de pasarte un año viajando por el mundo? No se… mola, pero da miedo.

Nunca ocurrió. La cosa no acababa de avanzar. Diana y yo bromeábamos diciendo que como era indio necesitaría la validación de su madre.

Septiembre del mismo año. Él había nacido el mismo día que su madre, así que este año ella venía a NY para celebrarlo con él. También venia su hermana y luego vendría su padre.

Una tarde, iba yo andando, y suena el teléfono. Era él. Me dice que qué planes tengo para el domingo. Que su madre me quería conocer (ups, en serio esto está pasando??). Estaba cruzando la 72, por la esquina del Gray’s Papaya. Me debió ver la cara por el teléfono que me dice después: también va a venir Asia a tomar un té. Aaaahhh, entonces eso ya es otra cosa. Si, sí, claro, no hay problema, ya si eso hablamos. Nunca conocí a su madre. Si es que soy transparente hasta por teléfono. Y después vino su padre. Que tenía que volver a sus raíces, que al fin al cabo era indio, etc etc.

Una cosa llevó a la otra. Ahora él tiene una mujer india y una niña igual de india. Y celebran Diwali, Holi y todas esas cosas indias con sus altares indios en su casa india de New Jersey.

Hace unos tres años, después de no dar noticias en unos cuantos, me escribe. Que había ido a la casa de España con su mujer y que le había hablado de mí. Que iban a venir de vacaciones a Francia, que querían ir a Aix en Provence (donde yo vivía entonces). Me sorprendió, claro. Le dije que encantada, que podíamos quedar a cenar, que al principio estaría fuera, pero que a la vuelta podíamos vernos. Le recomendé hoteles de la zona. Y jamás se volvió a saber. Luego le pregunté. Que al final habían ido a Grecia, dijo. No es mala opción tampoco, allí hacen muy rico el tzatziki.

Abril, 2007

Junio, 2011

Fin de semana en Ginebra, fiesta de la música. Me voy con Mario, que él ha vivido allí y lo conoce bien, no vaya a ser que me cojan en UNICEF y luego no me guste vivir en Ginebra. Que un finde no es igual que vivir, pero por lo menos alguna idea te haces. Exploración.

Como es el finde de la música, pues eso, hay música por todas partes. Mola. Ha estado bien. Me podría venir a vivir a Ginebra.

Volvemos a Francia. Estoy sentada en la oficina. He venido a un curso de BW. Miro por la ventana y al fondo se ve el lago (L’étang de Berre) y pienso: “aquí yo estaría bien”.

Día siguiente. Ayer nos acostamos tarde arreglando el mundo, como siempre, y hoy estoy cansada. Hace tiempo que he dejado el café, pero al llegar a la oficina Christian me dice que si quiero uno. Pues venga, a lo loco! Total, estoy que me duermo por las esquinas, así que un café no puede ser tan malo. Y va y me pregunta que cuando me voy a venir a Francia. Así, sin anestesia. Hombre, pues no sé, yo la verdad es que no lo he pensado… de momento no… y por dentro yo estoy pensado: así es como pasan estas cosas. Así es como a ti te pasan estas cosas. Ya veras, que acabas en Francia, como si lo viera.

Pues es que tengo un puesto abierto y la verdad es que es tu perfil. He hecho entrevistas pero no encuentro lo que quiero. O son solo jefes de proyecto o son solo expertos en SAP. Pero como tú haces de todo, yo creo que este puesto te iría bien. (Mierda). Bueno, pues si quieres hablamos, cuéntame de que va el puesto y a ver, pero ya te digo que no tenía yo pensado venirme a Francia. No, si yo tampoco te puedo asegurar que el puesto vaya a ser para ti, pero podemos empezar a hablar.

Y empezamos a hablar. Cinco meses después estaba viviendo en Francia. Pero tu pa que piensas????

Junio, 2011

Marzo, 2011

Tengo un sobrino que es para comérselo a bocaos. Justo nació el día antes de mi entrevista para UNICEF. Desastre de entrevista, porque claro, yo estaba ahí con los nervios de tía primeriza. Y que además me tuve que escapar del hospital para comprarme ropa porque no tenía nada decente que ponerme. Desde que deje de ser pija, voy siempre con jersey y vaqueros. Bueno, antes también la verdad, solo que lo llevaba todo enfundado en un Mercedes. Que cosas. Con lo de pueblo que yo soy.

Total, que decía que me tuve que escapar del hospital. Y claro, preguntas. Y dónde vas ahora? Pues a comprarme ropa decente porque mañana tengo una entrevista en la ONU. En la ONU? Pero… Para trabajar en Ginebra, en UNICEF. Pero qué necesidad tienes de irte a ningún sitio con lo bien que estas en Albacete?? Ya papá, pero es que en el curro ya me aburro y es la ONU, la ONU!!! Además mi jefe francés se ha ido y el nuevo es un incompetente… a parte de otras muchas cosas que no son de mi incumbencia pero que me ponen de los nervios. Si te puedes ir de putas si quieres, pero no me lo vengas contando, de verdad. En serio, que no me interesa. Y el hecho de que estés casado y tengas una hija tampoco. Lo que me interesa es que eres un incompetente y yo no aguanto ni dos minutos más aquí.

Y pensar que mi exjefe francés me había “casi” ofrecido el puesto. Que yo nunca he querido ser jefa. Una vez tuve un equipo, en una de mis vidas anteriores, en Madrid… pero después de haberlo probado, pues que no, que eso no es para mí.

Total, que en una reunión mi jefe francés anuncia que se vuelve a Francia. Pero por qué?? Con lo bien que se está en Albacete!!! Franceses, no tienen ni idea. Salimos de la reunión, no dije nada. Él que me conoce bien, se preocupó. Por la noche le dijo a su mujer que estaba preocupado porque Elena no había dicho nada al salir de la reunión. Y eso es raro, porque Elena siempre dice algo. Eso le ha hecho pupa. Y no se equivocaba.

Dos días después en su despacho, hablando de algún proyecto en curso, le pregunto: “Pero, te va a dar tiempo a encontrar a alguien para que te reemplace? Como lo vas a gestionar?” Y me suelta un: “Porque no has hablado conmigo antes??? Ahora tenemos poco tiempo para prepararte!!! mmmm perdona?? Que??? Que me estas ofreciendo el puesto?? Pero si yo no quiero ser jefa!! Si, si, que este puesto es para ti. Piénsatelo y el lunes hablamos.

Mierda. Y ahora qué? Me pongo a ser jefa y eso? No sé, no lo veo. Estoy agobiada. Necesito agua. Pero no de la de beber. Necesito ver agua, al agua me calma. Mierda, en Albacete no hay playa. Si ya lo decía Maria, y cuánta razón llevaba. Me voy al parque. Allí creo que hay una fuente. Mierda de fuente, si los chorros ni se ven. Al SPA, me voy al SPA. Esta vez me voy sola, sin Teresa, que si voy con ella nos ponemos a hablar como dos cotorras y al final no pienso.

Venga, vale. Cualquier persona en su sano juicio lo aceptaría. Ser jefe. CIO de Eurocopter España. Que eso suena importante. Venga pues ya está, le digo que sí y que sea lo que Dios quiera. Experiencia nueva.

Lunes. Hola, JC. Ya lo he pensado. Que creo que sí, que lo voy a aceptar. He dudado, pero mira, me lanzo. No, no, no tenemos tiempo para prepárate. Voy a buscar a alguien de fuera.

Mierda otra vez. Me podría haber evitado un fin de semana de angustias. Bueno, al menos me fui al SPA. Cualquier excusa es buena para ir al SPA.

Marzo, 2011

Febrero, 2017

Me llamo Elena y soy una catacaldos. O un culo inquieto, como quieras llamarlo.

La primera vez que me dijeron que era un culo inquieto, hasta  me molestó. Curiosamente, me lo dijo una amiga con la que había vivido, algo me conocería. Pero me molestó. Que yo no soy un culo inquieto! Que un culo inquieto es alguien que no tiene la cabeza amueblada, alguien que no sabe lo que quiere y que lo prueba todo. Que yo no soy un culo inquieto, hombre!

Pues sí. Resulta que sí, que soy un culo inquieto. Y una catacaldos, para más señas. Y para muestra un botón. Solo tienes que mirar la pared de mi salón y ver todos los sitios en los que he vivido.

img_1433

Y aun me queda hueco para otro. Mierda. Si yo aquí estaba bien. Estaba, atención al tiempo verbal. Pasado. Reciente, pero pasado al fin y al cabo.

Curiosamente  mi madre, cuando anuncié que me iba a vivir a Nueva York (hace ya unos cuantos años y algún que otro sitio), me dijo que ella siempre había sabido que yo era un alma libre. Que cuando era pequeña e íbamos a Madrid, yo no quería ir de la mano de nadie, que yo iba siempre delante, sola, investigando. Mierda otra vez.

Que está bien, no me malinterpretes, si lo de ser curiosa mola. Más allá de la incomodidad que pueda suponer para algunas personas el hecho de que me haya tragado un trivial, mola.  Pero también puede llegar a incomodar. Lo explico.

Soy curiosa, eso es así y a estas alturas no va a cambiar. Por favor, no confundir curiosa con cotilla. Aunque estas dos palabras no tienen nada que ver, hay mucha gente que no tiene clara la diferencia. A mí, lo de meterme en la vida de los demás (y de paso, que se metan en la mía) como que no. Ahora, si tú me quieres contar algo, soy una tumba. Más que nada, porque tengo memoria de pez, pero eso es otra historia…

Me he vuelto a liar (ha vuelto  a ocurrir, como diría  Jesus). Decía, que soy curiosa y me gusta hacer cosas nuevas, hacer preguntas, ir a sitios, aprender.  Sobre lo que me interesa, claro. Lo que no me interesa, pues no me interesa y punto. Como a todo el mundo, supongo.

En general, nunca se me había ocurrido ir a vivir, por ejemplo, a otro país. Pa’ qué? Qué necesidad hay? Y un día decides que te vas. A Estados Unidos nada menos. Asin somos. Maletas, mudanza y avión con billete solo de ida. El primero de mi vida. Y pasas dos años geniales, vives como una reina (algún día contare cuando fui pija). A mitad de esos dos años cambias de casa. Si es que en la primera me aburría. Si es que no había ni aceras. Y donde dije digo, digo me voy a vivir a Manhattan. Yo, que maldecía de las grandes ciudades. Pero Manhattan es un sitio manejable y cuadriculado. Y qué bien se vive en Manhattan, oiga. Sobre todo si vives al lado de Central Park, tienes un super sueldo y conduces tu pedazo de Mercedes. Así, sí.

Pero me cansé de ser pija. Si es que NY está muy lejos, y tenía muy pocas vacaciones. Me vuelvo. Me voy al Nueva York de la Mancha. “A Albacete??? Pero si no hay ni playa!!!” Esa fue la reacción de Maria, toda indignada ella porque me iba. Me costó convencerla de que no es tan malo el cambio como lo pintan. Pero además, si es que vino rodado, como no me iba a ir? Si hasta me ofrecieron más sueldo!!! Qué empresa te ofrece más sueldo??? Como me dijo una vez colmillo blanco, un exjefe mío, ese sueldo en Albacete solo lo tienen las putas y los narcos… y que no es que yo sea una súper lumbreras, pero en lo que nunca he sido buena de todas, todas, es en venderme. Te das cuenta cuando te suben el sueldo antes de firmar el contrato sin pedirlo. Y ahí es cuando piensas: “alguien ha hecho un buen negocio y no, no he sido yo”.

Pues pa Albacete. La madre contenta. Ay que la niña se ha vuelto a España, y con el mundo que tiene! De esta la coloco y me hace abuela. Pues no. Si Albacete está muy bien, de verdad que me gusta, es un sitio super cómodo para vivir y lo rico que esta el queso frito y lo divertida que es la feria… y lo fácil que es quedar para una caña al salir del curro, así, todo tan recogidico… pero… no sé, si es que después de tres años creo que me estoy cansando otra vez… voy a aprender francés, que nunca se sabe, por entretenerme un poco…

Febrero, 2017